La voracidad de Amazon sigue de cerca la evolución del envío de productos alimentarios a domicilio, un segmento que durante la pandemia parece haber vivido un intenso proceso de maduración que ha abierto un jugoso pastel.

Así pues, el gigante norteamericano del comercio electrónico ha anunciado esta misma semana que empezará a realizar envío domiciliario gratuito en una ventana horaria de dos horas para sus clientes del servicio Prime en el Reino Unido de productos alimentarios para pedidos que superen las 40 libras esterlinas, equivalentes a unos 44 euros.

El nuevo servicio está circunscrito inicialmente a unos 300 códigos postales del área metropolitana del Gran Londres, que también incluye Surrey, Hampshire, Hertfordshire y Bedfordshire.

Esta novedad incluye el reparto de una amplia gama de productos en la que se incluyen carne, mariscos, verduras, apertivos y productos del hogar.

La compañía tiene previsto ir extendiendo el servicio a otras zonas del Reino Unido a lo largo del presente 2020, a rebufo deuna crisis sanitaria que ha supuesto un gran impulso para el comercio electrónico que se ha abierto a nuevos productos en los que hasta ahora tenía un peso residual, así como a nuevas zonas geográficas, con cada vez más penetración en zonas menos pobladas que las grandes urbes en las que hasta ahora tenía su hábitat natural.