Amazon ha dado una nueva vuelta de tuerca a su red de reparto de última milla en la Comunidad de Madrid con la próxima apertura de tres nuevas estaciones logísticas que mejorarán su posición en la región y permitirán ganar eficiencia y rentabilidad en los servicios de distribución de paquetería de comercio electrónico.

Las nuevas instalaciones se ubicarán en la capital, así como en las localidades de Móstoles y Coslada, con lo que cubrirán la propia ciudad de Madrid, el sur metropolitano, con una gran densidad de población, y la zona del corredor del Henares.

Se espera que estas nuevas plataformas estén plenamente operativas entre agosto y noviembre de este mismo año, de tal manera que se crearán más de 220 puestos de trabajo fijos en ellas y alrededor de una veintena de empresas de reparto colaboradoras desplegarán a cientos de conductores para entregar finalmente los paquetes a los clientes de la región.

Las estaciones logísticas impulsan la última milla del proceso de pedidos de Amazon y, según la compañía estadounidense, ayudan a mejorar la experiencia de entrega de los clientes.

Los paquetes se envían a una estación logística desde sus plataformas más cercanas, para que desde allí sus empresas transportistas colaboradoras carguen en sus vehículos de reparto para cubrir el último tramo de entrega a cliente final.