El segmento del comercio electrónico sigue ganando enteros, precisamente en momentos en que la distribución física se ve mermada por la escasez de stocks y las medidas de confinamiento de la población, que impiden a los compradores acudir con normalidad a los establecimientos.

Ante una situación de este tipo, Amazon ha decidido reforzar sus servicios logísticos en España con la incorporación de nuevo personal.

En este sentido, la filial española ha decidido incorporar 1.500 nuevos puestos a tiempo completo y parcial en sus centros y su red logística para satisfacer el aumento de la demanda.

Además, la compañía norteamericana ha decidido priorizar temporalmente la entrada en sus almacenes de productos básicos para el hogar, de salud y cuidado personal y otros artículos de alta demanda.

De este modo, el e-tailer se propone recibir, reponer y enviar estos productos más rápidamente, para garantizar la disponibilidad de todos sus productos y ofrecer más apoyo para entregar todos los pedidos.

En España, Amazon dispone de cuatro centros logísticos ubicados en los municipios barceloneses de El Prat, Martorelles y Castellbisbal, así como en la localidad toledana de Illescas.

Así mismo, cuenta también con dos centros logísticos urbanos en Madrid y Barcelona para entregas ultrarrápidas, además de dos centros de distribución, ubicados en la población madrileña de Getafe y en la localidad barcelonesa de Barberá del Vallés, así como once estaciones logísticas ubicadas por todo el país para reforzar sus servicios de entrega.