Tras muchos meses de negociaciones, Coordinadora da por bloqueada la negociación del V Acuerdo Marco de la estiba, debido a la intransigencia que en su opinión ha mostrado Anesco respecto a cuestiones «de vital importancia» para los trabajadores, como los ámbitos del convenio, la modificación de las condiciones de trabajo, o la posibilidad de despedir sin causa justificada.

La patronal, según explican desde el sindicato, habría suspendido las conversaciones hasta septiembre, pese a que la idea era tener finalizada la redacción del acuerdo antes del verano. Desde la Asociación, por su parte, han insistido en que su compromiso con el sector es «indudable«, pese a haber sufrido huelgas o «ritmos lentos encubiertos ilegales» en este tiempo.

Además, recuerda que en «un ejercicio de responsabilidad«, suscribió una cláusula de subrogación convencional a petición de los sindicatos para dotar de estabilidad al empleo y a los puertos, que está siendo analizada por Competencia en un expediente sancionador aún no resuelto.

A día de hoy, continúan existiendo discrepancias, pero la Asociación sigue formando parte de la comisión negociadora el V Acuerdo Sectorial y afirma que «no se levantará de la mesa, ni bloqueará la negociación«. De hecho, si han propuesto que la próxima reunión se celebre el 17 de septiembre es para dar tiempo a los interesados para desarrollar sus propuestas.

Asimismo, creen que se puede continuar avanzando en conversaciones técnicas para perfilar la redacción de documentos, dentro de un calendario compatible con la estabilidad del sector, ya que el IV Acuerdo Marco estará vigente hasta el 31 de diciembre.   

Principales puntos de desacuerdo

No obstante, Anesco no participará en «acuerdos que puedan conculcar la legalidad» y ha detallado cuáles son los puntos de desacuerdo en la actualidad. Respecto al ámbito funcional del convenio que citaba Coordinadora, explican que debe corresponder a la definición legal del servicio portuario de manipulación de mercancías, y que las partes no pueden ampliarlo.

También recuerdan que la organización y dirección de los trabajos se debe regir por lo previsto en el Estatuto de los Trabajadores y el RDL 9/2019, mientras que el convenio sectorial no puede imponer condiciones a los accionistas de los Centros Portuarios de Empleo o estipular el derecho de contratación preferente a un determinado colectivo.

Así, la Asociación remarca que no se pueden poner trabas a la contratación de nuevos trabajadores ni imponer condiciones que dificulten la realización de prácticas no laborales para obtener el certificado de profesionalidad. En esta línea, los mecanismos de subrogación que se puedan establecer tendrán que ajustarse al ordenamiento jurídico.

Desde la patronal, aseguran que no defienden la pérdida de derechos de los trabajadores, sino que tratan de compatibilizar el convenio colectivo con el marco legal. Por eso, han hecho un llamamiento a Coordinadora para que «actúe con sentido común y responsabilidad» para no perjudicar al sistema portuario innecesariamente.