El transporte por carretera en Asturias, convoca huelga para el próximo 4 de junio.

Según las patronales, CAR y los sindicatos habrían alcanzado «acuerdos previos» a la reunión en la que se iba a constituir la mesa de negociación del convenio.

Las patrones del transporte de mercancías por carretera de Asturias, Asetra y Cesintra, han impugnado el acta de la reunión del 6 de noviembre entre las organizaciones empresariales y sindicales en la que no se les ha dejado «ni siquiera exponer nuestro dimensionamiento y capacidad de representación empresarial para la constitución de la mesa», según han asegurado ambas patronales.

Además, según denuncian desde las patronales asturianas, los representantes de la Corporación Asturiana de Transporte – CAR «ya habían alcanzado acuerdos previos con las organizaciones sindicales«, asuntos ambos, que tampoco se han reflejado en el acta final de la reunión.

Por ello, las patronales se dirigirán también a la Federación Asturiana de Empresarios para trasladar al ejecutivo autonómico el descontento, sentimiento de abandono y discriminación de las pymes a las que representan, en el proceso de negociación de este convenio, ante la «actuación unilateral» de la patronal CAR.

Las patronales del sector de mercancías asistieron el 6 de noviembre a una reunión en la sede del sindicato UGT entre las organizaciones sindicales y patronales del sector con el objeto de constituir la mesa de negociación del convenio, en la cual Asetra y Cesintra, según informan, manifestaron una vez más la «necesidad» de que la composición del banco patronal se adecuase a la representatividad real de cada una de las patronales.

Según apuntan desde Asetra y Cesintra, posteriormente a la reunión, los representantes de la CAR ya habrían alcanzado acuerdos previos con las organizaciones sindicales que conllevaron la constitución de una mesa de negociación que excluye a estas dos patronales, «a cuyos representantes ni quiera se les dejó manifestar su oposición a la constitución de la mesa en tales términos, a los efectos de que la misma quedase reflejada en el acta», han declarado ambas asociaciones.

Las patronales acusan directamente a CAR de ser un «instrumento de representación social de la corporación Alsa», utilizando la defensa de unos intereses corporativos como una actuación de interés sectorial.

Oviedo también muestra su descontento

Precisamente, en relación con este  preacuerdo de convenio colectivo el equipo de gobierno del ayuntamiento de Oviedo, compuesto por PSOE, Somos e IU, ha anunciado que se reserva el derecho de ejercer las acciones legales oportunas para impugnar un posible acuerdo definitivo en torno al convenio colectivo del transporte por carretera en Asturias, actualmente en fase de negociación.

Según ha informado la administración local, algunos términos del preacuerdo alcanzado resultan «cuando menos irregulares» al recoger la transformación para los trabajadores de las empresas del sector de los ingresos percibidos como dietas en un plus salarial.

El equipo de gobierno municipal incide en que no ha participado en la toma de decisiones, pero que se ve directamente afectado por ellas por lo que se reserva su derecho a impugnarlo dado que la conversión de las dietas en un plus salarial supondría «un quebranto muy relevante a las arcas municipales».