La crisis sanitaria está provocando un efecto devastador en múltiples sectores económicos.

Entre ellos, el transporte marítimo se encuentra muy afectado por la brutal caída que registran los tráficos de pasajeros, algo que deja a muchas navieras en una situación financiera cada vez más difícil.

En este contexto, Armas Trasmediterránea no es una excepción, aunque en este caso se unen las dificultades económicas que ya tenía la compañía antes y que están relacionadas con el proceso de compra de Trasmediterránea a Acciona.

Así pues, en los últimos días, el grupo naviero ha alcanzado un acuerdo ‘standstill’ o ‘forebearnace’ con sus principales bonistas para el aplazamientos de pagos de deuda, como primer paso para llegar a un acuerdo definitivo de refinanciación de la deuda antes de final de año.

De esta manera, Naviera Armas logra un gran avance en el proceso de refinanciación de su deuda al alcanzar un acuerdo de ‘standstill’ con un grupo de bonistas que representa el 72% de los bonos emitidos, en el plazo indicado de gracia de 30 días desde que se anunció el inicio de estas conversaciones.

Al tiempo, los bonistas de la entidad estudian la posibilidad de inyectar liquidez al objeto de superar la crisis generada por la covid-19, cerrando llegado el caso crédito a corto plazo al objeto de superar la crisis generada por la covid-19.