La Asociación del Transporte Internacional por Carretera, Astic, ha alertado de la posibilidad de que se produzcan nuevos colapsos a ambos lados del Canal de la Mancha por la descoordinación existente en los trámites burocráticos aduaneros en la frontera entre Reino Unido y la UE.

Esto está llevando a nuevas colas kilométricas de camiones y a la desatención de los conductores profesionales, por falta de uniformidad en los documentos requeridos.

Por tanto, la Asociación ha solicitado la coordinación en este ámbito y en lo que se refiere a los sistemas informáticos para facilitar a los transportistas operar ágilmente, incluso en la modalidad comodal con las navieras.

Las autoridades aduaneras y las portuarias deben acelerar esta normalización antes de que los volúmenes de mercancías intercambiadas vuelvan a la normalidad, pues cada día más de 10.000 camiones cruzan con mercancías entre Reino Unido y Europa.

En palabras de Ramón Valdivia, director general de Astic, cada expedición de mercancías lleva un número asignado y para los transportistas, disponer del mismo debería bastar, sin mayores requisitos de documentación, pues ya habría sido formalizada por el exportador.

Sin embargo, en algunos puntos se les está pidiendo que declaren el listado de bienes que llevan. Para evitar retenciones de más de ocho horas como las vividas recientemente en Foronda, la patronal considera que los puertos de Bilbao y Santander pueden convertirse en dos nuevos puntos de conexión principales con el Reino Unido.

Es una oportunidad que esperamos se sepa aprovechar para potenciar otras rutas comodales desde los puertos del Cantábrico español hacia los del sur de Gran Bretaña”, asegura Valdivia.