La Asociación de Transporte Internacional por Carretera (Astic) valora positivamente la decisión del Gobierno de España en torno al denominado régimen de módulos, es decir, el sistema que permite la estimación objetiva en la declaración de la renta para empresas que cumplen ciertos requisitos en cuanto a facturación, tamaño o personal empleado, con respecto al sector de Transporte de mercancías por carretera. 

La nueva Ley que entrará en vigor el 1 de enero de 2016 restringirá el acceso a este régimen solamente a aquellas empresas cuya facturación anual no supere los 75.000 euros.

Desde Astic defienden que el régimen de módulos ha resultado «absolutamente nefasto» para el funcionamiento del transporte por carretera «por ser discriminatorio, constituir un mecanismo de subvención encubierto y fomentar la atomización empresarial, la economía sumergida y el fraude fiscal».

Por este motivo, desde la asociación han abogado siempre por su supresión o porque su utilización se restrinja lo máximo posible. Por tanto, la reducción del límite a 75.000 euros de los 300.000 contemplados en la actualidad constituye «una excelente noticia».

Cabe recordar que desde algunos partidos políticos se presentaron enmiendas al todavía proyecto de ley, rechazadas a su vez por el Gobierno, al entender que la nueva nueva normativa presenta una posible amenaza para las empresas que hasta ahora han empleado el régimen de módulos.

No obstante, en opinión de Astic, esta reducción representa todo lo contrario, considerando la misma como «una clara oportunidad de mejora para el sector del Transporte por carretera»

“La eliminación de las discriminaciones y fraudes fiscales, las subvenciones encubiertas y la economía sumergida no tendrá sino un efecto beneficioso para el mercado de transporte por carretera, un servicio en la actualidad absolutamente imprescindible para el funcionamiento económico e insustituible que debe ser valorado”, han señalado desde la asociación.