La Autoridad Portuaria de Sevilla, Adif y Puertos del Estado han firmado una adenda modificativa al convenio regulador de las aportaciones financieras del puerto, con cargo al fondo financiero de accesibilidad terrestre portuaria, en relación con el enlace ferroviario a la instalación.

Esto supone un nuevo paso para avanzar en la construcción del nuevo acceso y garantiza la ejecución del proyecto sin que afecte al tráfico ferroviario en el puerto. Se había establecido como límite máximo de financiación de la Autoridad Portuaria a esta actuación una cantidad de 9,5 millones de euros, pero ahora se hace necesario elevar el límite total hasta los 13,5 millones de euros, quedando a cargo de Adif el resto del importe.

Este cambio se debe a la petición del puerto de rediseñar el trazado de manera que, durante la ejecución de las obras, se minimice la afección sobre la circulación de trenes con origen o destino en el recinto. Para el año 2021 se ha fijado su aportación en los 4,5 millones de euros y para 2022, los restantes nueve millones.

Redacción del proyecto

Adif, por su parte, ya tiene prevista una aportación de 11,5 millones de euros, con cargo a los Fondos Feder. Como entidad encargada del desarrollo de la actuación, le corresponde la finalización de la redacción del proyecto constructivo a partir del redactado por el Ministerio de Fomento y los realizados por la Autoridad Portuaria.

También se ocupará de la aprobación definitiva de dicho proyecto, que tendrá que ser validado por la Comisión de Seguimiento, y de la licitación del contrato de ejecución de las obras correspondientes a la actuación proyectada. De momento, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias está en proceso de adjudicación del contrato de la redacción del proyecto, con un plazo de ejecución de cinco meses.

El nuevo acceso ferroviario es un proyecto estratégico para la instalación portuaria, que permitirá que el transporte en tren gane en competitividad y eficiencia y se reduzcan los tiempos de paso del ferrocarril. Esta actuación potenciará la multimodalidad en el puerto sevillano y permitirá aprovechar al máximo las capacidades de la actual infraestructura ferroviaria sin condicionantes de carga o longitud.