La presión en el conflicto que vive la estiba de Bilbao ha provovado que Bilboestiba haya aceptado finalmente participar en el proceso negociador propuesto por el Ministerio de Trabajo, aunque «con la condición previa de que esté sometido al cumplimiento estricto de la legislación vigente«.

El Centro Portuario de Empleo quiere con esta precisión dejar «fuera de la negociación colectiva las tareas complementarias al haber sido legalmente excluidas», así como «la realización de las actividades correspondientes al transporte horizontal».

De igual modo, la Sociedad de Estiba y Desestiba del Puerto de Bilbao considera también indispensable la desconvocatoria de la huelga, algo a lo que se han comprometido las centrales sindicales, y el mantenimiento de los ritmos de trabajo en parámetros normales.

Al mismo tiempo, Bilboestiba prepara el terreno e insiste en que «en el caso de que no se lograse un acuerdo tras este proceso de negociación tutelada por la directora general de Trabajo, Bilboestiba-CPE propone que las partes se sometan a un arbitraje para resolver las cuestiones que no se hayan podido consensuar y alcanzar un acuerdo definitivo que no dilate innecesariamente el conflicto en el puerto de Bilbao».

El jueves 3 de diciembre expiraba el plazo fijado por el Ministerio de Trabajo para su propuesta de negociación, que ya había sido aceptada por los sindicatos de estibadores del enclave vizcaíno.