planta de Bridgestone en Burgos

Bridgestone podría convertir su planta de Burgos en una plataforma logística europea en cinco años.

La multinacional Bridgestone tiene previsto convertir sus instalaciones de Burgos en un centro logístico para la distribución de neumáticos en toda Europa.

Según la prensa local, la compañía de origen japonés destinará una parte de los 70 millones de euros de inversiones destinados a su planta castellana para convertir sus instalaciones en una plataforma en la que se centralizarán los compuestos fabricados tanto en Burgos como en las plantas cántabra de Torrelavega y vizcaína de Basauri, para desde allí dar salida de los productos al mercado español, así como a otros del Viejo Continente.

La idea es contar, en un plazo aproximado de cinco años, con unas instalaciones avanzadas que incluyan un almacén automatizado que permita gestionar con eficiencia y flexibilidad un amplio rango de referencias, tanto por marcas como por variedad de modelos de neumáticos.

Precisamente este mismo mes, el fabricante japonés también ha anunciado el inicio de una nueva línea de producto de neumáticos radiales para camión de 24 pulgadas en su planta cántabra de Puente San Miguel, con una inversión de 24 millones de euros para poner al día sus instalaciones y adaptarlas a la fabricación del nuevo compuesto.

Esta inversión incluye la implantación de tecnología de última generación en fabricación de neumáticos, como robots o vehículos autónomos, con un claro impacto en términos de eficacia energética y medioambiental.