La crisis sanitaria ya ha empezado a pasar factura al sector logístico y de transporte desde el primer minuto.

En este sentido, la cifra de negocio del transporte y almacenamiento ha registrado un descenso anual de un 16,3% durante el pasado mes de febrero, según los registros publicados por el Instituto Nacional de Estadística.

Sin embargo, el registro ya suponía un retroceso de un 12,6% con respecto al segundo mes de este mismo ejercicio.

Por segmentos de actividad, la facturación del transporte de mercancías por carretera ha disminuido un 7,5% en el tercer mes del presente ejercicio si se compara con el mismo mes de 2019, mientras que la cifra de negocio del transporte por ferrocarril, por su parte, disminuye un 40,3% anual en marzo.

Por otro lado, la facturación del transporte marítimo y por vías navegables interiores ha registrado un descenso anual de un 11,9% en marzo, mientras que la facturación del transporte aéreo se ha dejado otro 23% anual en el período.

Finalmente, la cifra de negocio del almacenamiento y las actividades anexas al transporte ha perdido un 12,5% en el mes, con respecto al mismo período de 2019, mientras que la facturación de las actividades postales y de correos también se ha desplomado un 16,1% anual durante el tercer mes de este mismo jercicio.

En términos generales, la cifra de negocio de todo el sector servicios español ha dejado un 18,7% anual en el mes, n2,4 puntos porcentuales por debajo de la caída que registra en el período el sector de transporte y almacenamiento.