Caprabo ha empezado a utilizar sus sistemas de logística inversa para llevar a cabo el proceso de recogida de productos de carne, pescado y charcutería que dejan de ser aptos para la venta y para el consumo.

Con esta iniciativa, Caprabo potencia la reducción del desperdicio y el impacto medioambiental que genera, a través de un proceso de retirada, recogida y reciclaje para la reutilización de estos residuos, con lo que se genera un circuito de economía circular que potencia la sostenibilidad en la cadena.

En concreto, los establacimientos de la cadena preparan los residuos de carne, charcutería y pesca para su valorización. Así mismo, en cada una de las tiendas, el excedente es recogido para transportar en los mismos camiones de reparto hasta la nueva plataforma central de productos frescos de Caprabo, en el ZAL Port del municipio barcelonés de El Prat de Llobregat.

En estas instalaciones el producto se guarda en unos depósitos específicos y se prepara para su reutilización, de tal modo que un gestor autorizado se encarga de dar una segunda vida al residuo orgánico, con el fin de poder elaborar harinas, aceite de pescado para alimentación animal y piensos para animales de granja, además de jabones y biodiésel, entre otros productos.