Tras alcanzar un acuerdo para su fusión en octubre de 2020, Cargotec y Konecranes han obtenido ya la aprobación requerida en la mayoría de jurisdicciones.

Por su parte, los organismos relacionados con la competencia, como la Comisión Europea, la Autoridad de la Competencia y los Mercados de Reino Unido, o el departamento de Justicia de Estados Unidos y la Administración Nacional China para la Regulación del Mercado, están revisando la propuesta.

Bruselas ha iniciado ya la segunda fase de esta revisión, un paso habitual en transacciones de esta magnitud para analizarlas en detalle. Cargotec y Konecranes seguirán trabajando juntas y manteniendo un diálogo activo con las autoridades involucradas, incluyendo la Comisión Europea, para mitigar o eliminar las posibles dudas respecto a la operación.

Esta fase de revisión se extenderá durante el segundo semestre de 2021, por lo que ambas partes esperan haber obtenido todos los permisos necesarios para la fusión para finales del primer semestre de 2022. Hasta entonces, seguirán operando de manera independiente.