Las grandes navieras son cada vez más conscientes del papel integrador que pueden jugar en la gestión de las cadenas de suministro, cada vez más complejas y globalizadas.

En este sentido, CMA-CGM sigue adelante con sus planes para diversificar sus operaciones logísticas.

Este mismo mes de septiembre, muy intenso para la naviera tras sufrir un ciberataque e incorporar un gran portacontenedores alimentado con GNL, también ha impulsado su presencia en el segmento de la carga aérea.

Así pues, la compañía gala ha llegado a un acuerdo para adquirir un 30% del capital social de la también francesa Groupe Dubreil Aéro.

Para ello, el operador galo de carga aérea que cuenta con una flota compuesta por 14 aeronaves de larga distancia afrontará una ampliación de capital por valor de 50 millones de euros para dar cabida en su accionariado al grupo naviero, que, por su parte, tendrá el derecho a nombrar dos representantes en el consejo de administración de la compañía.

Aunque los trabajadores de Groupe Dubreil Aéro han dado el visto bueno a la operación, el movimiento aún está pendiente de la aprobación por las autoridades de la competencia de Francia, Austria y la Polinesia Francesa, así como por el Ministerio francés de Economía y Finanzas.