Tras decidir poner a la venta la cartera logística heredada de la operación de fusión con Axiare, Colonial ya ha elegido la terna de candidatos con más posibilidades de hacerse con un portfolio que cuenta con un valor que ronda en torno a los 400 millones de euros.

Las tres empresas elegidas por Colonial son las norteamericanas Blackstone y Prologis y la alemana Deutsche Bank, a través de su gestora DWS, de un total de diez ofertas que se presentaron a la operación de venta.

De hacerse con esta cartera, Blackstone seguiría creciendo en el mercado inmologístico español, tras la adquisición de 55 activos logísticos y 162.000 m² de suelo para uso industrial de Neinver a finales del año pasado, mientras que, por otro, Prologis crecería en España, con la intención de colocar sus volúmenes en el país a la altura de otros mercados europeos, al igual que el fondo DWS que ya está presente como inversor en el mercado español.

Desde que se abordara el proyecto de unión entre Colonial y Axiare ya se barajó como idea inicial la desinversión en el segmento inmologístico, ya que el grupo no considera los once inmuebles aportados por Axiare en su momento en la operación de fusión como activos estratégicos para el grupo y siempre se vieron como una opción para consolidar la posición de Colonial en el sector inmobiliario.