Las obras del nuevo muelle de Baleares del puerto de Tarragona han entrado en su fase decisiva. Esta infraestructura, que transformará la fisionomía del recinto portuario, aumentando el espacio del dique de Levante destinado al atraque de cruceros.

En concreto, tendrá una superficie de cuatro hectáreas y 460 metros de largo, aunque la línea de atraque será de 700 metros ya que, en 240 de estos 460 metros, se podrá atracar en ambos lados. Esto permitirá doblar el número de cruceros que podrán atracar simultáneamente y acoger a los más grandes del mundo.

Las actuaciones, con un presupuesto de más de 27 millones, se ejecutarán en un plazo de 14 meses, estando prevista su finalización a mediados de 2021. En el futuro, la nueva infraestructura podría ampliar servicios para sólidos a granel y terminales multipropósito.

Obra en diez fases

En la primera fase, está prevista la recepción del dique flotante Mar del Aneto para la construcción de los cajones para el nuevo muelle. También se realizará el montaje de la barrera anti-turbidez en el agua y se retirará parte de la escollera donde irá el nuevo dique.

Posteriormente, se trasladará el dique flotante al Muelle de Cataluña y se iniciará el dragado para acondicionar el fondo marino de manera uniforme. En la segunda fase, finalizará el dragado y dará comienzo la colocación del material de la escollera desde el pontón, que terminará en la tercera etapa, cuando se dejará enrasado para la colocación de los 11 cajones.

Será entonces cuando empiece la fabricación de los mismos, que tendrán 41,05 metros de eslora, 16,75 de manga y 21,30 de altura. Asimismo, empezará la construcción del primer tramo del dique sur.

mapa de las obras del muelle Baleares en el puerto de Tarragona

Las actuaciones, con un presupuesto de más de 27 millones, se ejecutarán en un plazo de 14 meses.

La cuarta fase se destinará al fondeo y colocación de los primeros cajones y al inicio de la construcción del primer tramo del dique norte. En la quinta, finalizará el fondeo de los cajones, mientras que en la sexta terminará la construcción del dique sur.

Ya en la séptima fase, finalizarán las obras del dique norte y se iniciará la construcción de la viga cantil y el relleno del muelle. En total, se prevé extraer más de 729.000 m³ de material del fondo del mar, de los cuales casi 500.000 m² se destinarán al relleno.

En la octava etapa, se colocarán los 33 bolardos y las defensas para el amarre de los cruceros. Al mismo tiempo, se avanzará en los trabajos de pavimentación en el muelle y la explanada.

Llegados a la novena fase, la viga cantil ya estará finalizada y el muelle totalmente pavimentado, quedando solo por terminar la pavimentación de la explanada. Al llegar a la décima, después de 14 meses, el muelle estará completamente operativo.