La situación planteada por la Covid-19 ha acelerado la digitalización empresarial y ha transformado el comportamiento del consumidor, que ahora es más on-line, exigente y demanda mayor inmediatez durante todo el proceso de compra. En este contexto de evolución y de cambio, se debe tener en cuenta que el e-commerce, las operaciones sin contacto y la implantación de sistemas de visión artificial han venido para quedarse.

De hecho, el concepto de “operaciones sin contacto”, que no conocíamos antes de la Covid-19, ahora es fundamental para lograr un entorno seguro para los empleados y los clientes. El distanciamiento social se ha convertido en una prioridad para todos, por eso muchos agentes en el sector de la logística ya están familiarizados con la visión artificial.

A través del software implementado en los dispositivos móviles, los mensajeros pueden validar un reparto, hacer seguimiento de entregas o gestionar grandes cantidades de datos sin necesidad de mantener contacto durante las operaciones.

Como el acceso a los puntos de venta continúa fuertemente condicionado por la pandemia y los pedidos on-line se han disparado, la visión artificial hace posible que las operaciones y las entregas a domicilio se realicen de forma rápida y económica. Antes de esta crisis y con el fin de sustituir el uso de dispositivos compartidos, la empresa internacional de distribución Yodel invirtió en sistemas de visión artificial aplicada a los smartphones personales de sus empleados. Como resultado, los costes de la compañía se han visto reducidos en un 70% y en los últimos meses ha ampliado su plantilla.

El smartphone es un componente fundamental en el éxito de la transformación digital en toda la industria, ya que proporciona una plataforma de visión artificial móvil flexible y a un coste muy contenido.

Este ejemplo demuestra que esta tendencia posibilita el crecimiento de los negocios en periodos de actividad máxima, incluyendo una pandemia u otras crisis. El software de visión artificial en smartphones está aportando valor a las empresas de logística porque permite a los mensajeros mantener el distanciamiento social y cumplir con las expectativas del cliente, y todo ello manteniendo al personal y a los clientes a salvo.

El smartphone es un componente fundamental en el éxito de la transformación digital en toda la industria, ya que proporciona una plataforma de visión artificial móvil flexible y a un coste muy contenido. Con el software de alto rendimiento y un smartphone de consumo se puede escanear códigos de barras, reconocer texto y mostrar información en tiempo real a través de superposiciones de Realidad Aumentada.

La pandemia ha supuesto un enorme desafío para las empresas de logística y para aquellos proveedores que han continuado con sus operaciones. Los dispositivos inteligentes son un poderoso componente de cualquier transformación digital que busque romper las barreras entre el mundo físico y digital con datos compartidos en tiempo real.

Además, mientras los ciudadanos contribuyen a detener el virus con acciones de responsabilidad social, las empresas deben actuar en sintonía y, en ese sentido, la visión artificial está demostrando ser una forma sencilla y económica para que las empresas de logística puedan satisfacer la demanda existente a la vez que cumplen con todas las medidas de seguridad.