Se ha hecho de rogar, pero finalmente la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha emitido su informe sobre el borrador del V Acuerdo Marco de la Estiba, en el que pone de manifiesto «las potenciales distorsiones sobre la competencia que podrían surgir».

En concreto, la CNMC advierte, en el trabajo realizado a petición del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana,  de que «algunas previsiones del borrador de Acuerdo Marco plantean riesgos sobre la competencia y por este motivo ofrece alternativas para mitigar tales riesgos».

Particularmente, el organismo regulador aconseja evitar la intervención de la Comisión Paritaria Sectorial Estatal en materias que requieren acceso a información comercialmente sensible.

A este respecto, el informe afirma que «además de suponer un trámite previo a la incorporación de trabajadores que puede restar flexibilidad a las empresas, puede favorecer la difusión de información comercialmente sensible sobre la actividad de la empresa estibadora o del centro portuario de empleo y generar un riesgo de conflicto de intereses en las tomas de decisión, dado que la Comisión Paritaria Sectorial Estatal se compone de representantes de las principales empresas estibadoras».

Por ello, el organismo estima que «resultaría más proporcionado que la información se remitiera, en su caso, a los representantes de los trabajadores de cada empresa estibadora o cada centro portuario de empleo (con efectos intra empresa y no ad extra), pero no a un órgano paritario con representación de todo el sector empresarial».

El papel de los Centros Portuarios de Empleo

De igual modo, Competencia recomienda no conceder privilegios a los centros portuarios de empleo frente a otros posibles prestadores de servicios de provisión de trabajadores o de servicios de formación, mientras que, además, pide que se facilite la movilidad laboral de todos los trabajadores de la estiba portuaria.

Por ese motivo aconseja evitar que la exigencia de un mínimo de un 75% de personal fijo «afecte a la competencia entre las empresas estibadoras, y equiparar a centros portuarios de empleo y ETT a efectos de poder acreditar el cumplimiento de las obligaciones de empleo fijo a través del personal de estas».

De la misma manera, la CNMC afirma que «la exigencia de un porcentaje elevado de personal fijo en esta actividad podría suponer una limitación significativa a la capacidad de autoorganización de las empresas estibadoras, que puede restarles flexibilidad y dificultar estrategias comerciales de crecimiento, pudiendo afectar proporcionalmente más a las empresas pequeñas».

Por lo que respecta a las medidas de recolocación y subrogación convencional, Competencia afirma que «pueden restringir la competencia entre empresas o afectar a la libertad de establecimiento y son contrarios al espíritu de plena liberalización» de la normativa de servicios portuarios

Además, el organismo regulador también aconseja extremar las cautelas para evitar riesgos sobre la competencia en el ejercicio de las funciones de formación de trabajadores y advierte «sobre el riesgo de que las funciones relativas al establecimiento de criterios para la formación o el acceso de trabajadores, incluyendo la obligación de realizar prácticas no laborales, puede suponer la creación de barreras al acceso de la profesión».