La Comisión Nacional de Mercados y Competencia ha analizado la propuesta de cánones de Adif y Adif Alta Velocidad para el presente 2020 y ha propuesto algunas modificaciones.

En su evaluación, Competencia ha evaluado que los costes directos que afronta el gestor público de la infraestructura ferroviaria por sus actividades como gestores de la red en 873,23 millones de euros, con mínima diferencia de 1,14 millones de euros con respecto a la propuesta que han presentado

La CNMC pide que ambas empresas públicas utilicen los cánones como una herramienta de gestión de la red, para aumentar la demanda mediante medidas temporales como bonificaciones para los incrementos de tráfico que generen las nuevas empresas ferroviarias.

De igual modo, dado el elevado plazo de amortización de nuevos trenes y que puede que el incremento de la demanda no se registre en los primeros años de la liberalización, Competencia propone que inicialmente los nuevos operadores puedan decidir el número de plazas que ofertarán en cada tren, comunicándolo a los gestores de infraestructura.

Así pues, el número de plazas comunicado serviría de base para el cálculo del recargo, de forma que los trenes de gran capacidad no se vean perjudicados en los momentos iniciales de actividad a pesar de ser más eficientes en el medio y largo plazo.

Por otra parte, el organismo regulador considera adecuados los importes contenidos en la propuesta de cánones asociados a la utilización de estaciones de viajeros y otras instalaciones de servicio.