La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia cree que los operadores ferroviarios privados de mercancías no pueden aumentar su actividad si Renfe Alquiler no dispone de nuevas locomotoras, pese a que la empresa pública arrienda con cierta facilidad su material más moderno e incluso, ante la falta de alternativas, parte del más obsoleto.

Mientras tanto, a juicio del organismo regulador de la competencia, «Renfe Mercancías cuenta con locomotoras que no utiliza, como indica el hecho que las empresas alternativas realicen más del doble de kilómetros y toneladas netas e ingresen prácticamente el doble que el operador histórico por locomotora, incluyendo las más modernas».

Esta situación provoca, en opinión de la CNMC, «que las empresas ferroviarias de mercancías competidoras de Renfe vean reducida capacidad de competir al no tener acceso a un material rodante (locomotoras) que les resulta esencial para desarrollar su actividad. De hecho, en 2017 perdieron tres puntos porcentuales de cuota de mercado en el transporte de mercancías».

Acceso al material de Renfe Alquiler

Por este motivo, Competencia ha aprobado esta semana una resolución en la que impone una serie de condiciones para que las empresas competidoras de Renfe en el transporte de mercancías puedan acceder al material rodante que gestiona Renfe Alquiler de Material Rodante.

Sin embargo, la semana pasada, Fomento comunicó a los sindicatos sus dudas sobre la continuidad de Rosco, como ya informó Cadena de Suministro en su momento, ya que el hecho de que su material se propiedad de una empresa pública dificulta, según parece, su alquiler.

Precisamente el acceso al material rodante y, en particular, de locomotoras (material de tracción), es, como señala el organismo, «la principal barrera de entrada que deben afrontar las empresas que competir en el mercado ferroviario», algo que, en su opinión, se debe «a los elevados costes de adquisición del material (propiedad o arrendamiento financiero), y a los dilatados plazos para su fabricación y autorización de puesta en servicio».

Por estos motivos, la CNMC ha impuesto a Renfe Mercancías la obligación de elaborar un informe anual sobre su material infrautilizado y que Renfe Alquiler señale la demanda insatisfecha que existe entre las empresas alternativas. El objetivo de estas medidas es analizar la eficiencia en la gestión de estos activos.

Además, Renfe Alquiler también tendrá que informar sobre su actividad contractual y la demanda potencial para el arrendamiento de material rodante, licitar competitivamente el mantenimiento de su parque de locomotoras,  justificar, sobre criterios objetivos, los precios de alquiler de las locomotoras, e introducir determinadas las modificaciones en los contratos en materia de disponibilidad, penalizaciones y seguro de daños.