La semana pasada, altos cargos del Ministerio de Fomento mantuvieron una reunión de seguimiento con los representantes de las centrales sindicales Comisiones Obreras y UGT en Renfe, que dejó a los representantes de los trabajadores en Renfe y Adif con «inquietud».

Según describen en un comunicado, en relación con la rama de mercancías del operador ferroviario público, los sindicatos demandan un nuevo plan estratégico que permita a Renfe Mercancías operar como empresa pública, pese a que Fomento ya anunció a finales de 2017 medidas en este sentido.

Así mismo, y en relación con Renfe Mercancías, Fomento ha informado a los representantes sindicales de que sigue sondeando el mercado para encontrar un socio logístico para la entidad y que, en consecuencia, se están dando «pasos necesarios para contar con un socio solvente, además, de contar con subvenciones estatales», como describe UGT.

Sin embargo, Comisiones Obreras, a este respecto, tilda de «cuento» lo que ellos llaman «búsqueda del socio que aporte músculo”.

Por otra parte, por lo que respecta a Renfe Alquiler de Material, Fomento ha anunciado a los sindicatos la más que probable desaparición de Rosco, toda vez que el material es propiedad del Grupo Renfe, lo que, desde un punto de vista legal, dificulta poder ceder su uso a otras compañías.

Adicionalmente, en cuanto a una posible integración de Renfe y Adif, Fomento, según los sindicatos, sigue barajando esta posibilidad, aunque también ha dado cuenta de que agentes externos dificultan la operación.