Correos afronta la recta final de las obras de su plataforma logística internacional Rampa 7, ubicada en el aeropuerto de Barajas, con la vista puesta en que empiecen a operar a lo largo del año que viene.

En estos momentos, se trabaja en la fase final de la obra civil de la nave y ya se han iniciado los trabajos necesarios para empezar la instalación de las máquinas de clasificación de envíos.

Con una inversión en la obra cercana a los 14 millones de euros, el nuevo centro logístico del operador postal público ocupará una superficie total de 12.542 m² que se dedicarán en su totalidad al correo internacional de importación y, de igual modo, estará dotado de la última tecnología para la gestión de cargas, clasificación, seguimiento y control de los envíos.

En el activo han instalado paneles solares, para la obtención de energía fotovoltaica, y se ha realizado una instalación de geotermia, que se utilizará para la climatización de la zona de oficinas, así como de un aljibe para la reutilización de aguas pluviales, tanto para riego como para agua de descarga de las cisternas de los aseos.

Además, la envolvente del edificio, mediante lucernarios orientados al norte y lamas en muro cortina, permite el control de la radiación solar y, al mismo tiempo, una iluminación total con luz natural.

En paralelo, ya se han iniciado los trabajos necesarios para la instalación del equipamiento para la clasificación de envíos, con tres subsistemas integrados.

Uno de ellos se destinará a la clasificación automática de paquetes y bandejas, otro para pequeños paquetes, el formato más habitual de los envíos de e-commerce, y un sistema para la clasificación y almacenaje de sacas.

Estos nuevos equipos tendrán una capacidad de clasificación de hasta 20.000 objetos a la hora. La clasificadora de paquetes y bandejas contará con 59 rampas de salida, mientras que la de envíos e-commerce tendrá 104 rampas.

En el nuevo edificio se integrará un sistema de almacén y gestión aduanera.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px