En las últimas semanas se viene produciendo un debate a nivel europeo sobre la posible derogación del Tratado europeo de Schengen, que es el convenio que regula el espacio europeo de libre circulación, que posibilita la libre circulación de mercancías y personas por los diferentes países de la Unión Europea, al haberse eliminado las fronteras desde el año 1995.

Sin embargo, el importante flujo de emigrantes de terceros países a diferentes países de la Unión está haciendo plantear a algunos Gobiernos la necesidad de derogar temporalmente la aplicación de dicho Convenio y, en consecuencia, el restablecimiento de las medidas nacionales de control en las fronteras, lo que tendría consecuencias gravísimas para el transporte por carretera internacional.

Haciéndose eco de dicha preocupación, la eurodiputada española Izaskun Bilbao ha presentado este jueves en el Parlamento Europeo una interpelación dirigida a la Comisión Europea, en la que solicita fundamentalmente que se valoren los perjuicios que podrían ocasionar al transporte por carretera, antes de adoptar cualquier decisión relativa al Tratado de Schengen.

La parlamentaria española, avisa en su interpelación, que en caso de una posible suspensión temporal del acuerdo de Schengen, que se podría sustanciar en una paralización de hasta dos años, para la libre circulación de personas y mercancías, habría enormes consecuencias para la economía y la competitividad.

Bilbao recoge el sentir del sector del transporte por carretera, que teme ya los efectos que para el desarrollo de sus servicios y sobre la fluidez del tráfico puede tener una recuperación de los controles fronterizos, poniendo de ejemplo a los paises árabes, donde el 56% del tiempo de transporte discurre esperando en las fronteras.

A la vista de los problemas que ya se están planteando en eventualidades en las que, momentáneamente, se recuperan estos controles, la eurodiputada pregunta a la Comisión si «ya se están analizando los efectos económicos que puede tener esta medida sobre el transporte en general y el transporte por carretera en particular».

Además, requiere si en esas condiciones, «sería plausible una revisión de algunas normas de control de horarios, descansos, etc. que ayudasen a paliar los graves efectos de esta medida«