El ya nuevo ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, ha manifestado este pasado viernes tras la toma de posesión en el ministerio de Fomento, su intención de abordar «lo antes posible los asuntos urgentes» que, según aseguró, es consciente que actualmente están pendientes en el Ministerio y que abordará «dialogando» con los distintos sectores implicados.

«Voy a echar el resto y hacer todo lo que esté en mi mano por estar a la altura de la responsabilidad«, garantizó el nuevo titular del Departamento tras recibir la cartera ministerial de la exministra y actual presidenta del Congreso, Ana Pastor, y del hasta ahora ministro en funciones, Rafael Catalá.

En su intervención, De la Serna confirmó que serán los criterios de «eficiencia y eficacia en la gestión de los recursos públicos» los que regirán su gestión. «Se trata de un Ministerio cuya gestión y actividad tiene que ver con la competitivad del país, es muy importante para otros sectores y además es uno de los que tiene más capacidad para generar empleo«, destacó el nuevo ministro.
Sobre las contenidos relacionados con la cartera de Fomento, el ministro ha apelado a «criterios de prudencia» y ha añadido que antes es necesario un «aterrizaje para tomar contacto» con cada uno de los asuntos.

Previamente, el titular de Fomento agradeció la confianza del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien, según confesó, también en su día le propuso para optar a la Alcaldía de Santander que ha ocupado durante los últimos diez años.
De la Serna subrayó asimismo la «gran labor» realizada por Catalá en su etapa en funciones y el «altísimo listón» dejado en Fomento por Ana Pastor quien, a su vez, le deseó «buena mano».

[youtube video=»78WpQyQOp8o» ancho=»480″ alto=»300″]

La actual presidenta del Congreso, aprovechó el acto para despedirse de una etapa de cuatro años y medio que, según aseguró, «nunca olvidará«, y agradecer la colaboración de todo su equipo, así como del apoyo que «en todo momento» le prestó el titular de Hacienda para lograr construir «importantes infraestructuras pese a la crisis«, lo que provocó más de una sonrisa entre los numerosos asistentes al acto.

Nutrida representación institucional y empresarial

Tras su nominación como ministro de Fomento en la tarde del pasado jueves y la toma de juramento ante el Rey en la mañana del viernes, el bilbaíno Iñigo de la Serna culminó una apretada mañana con la toma de posesión en la sede del ministerio de Fomento.

A la cita en el paseo de la Castellana acudió una amplia representación de altos cargos del PP, además de los primeros directivos de las principales constructoras, y los presidentes de las empresas públicas dependientes del Ministerio, Renfe, Aena, Puertos del Estado y Adif.

La apretada agenda de de la Serna tuvo continuación en Santander en la mañana del sábado, en un acto en el que se despidió de la corporación municipal, al frente de la cual ha estado desde 2007.

De la Serna es natural de Bilbao y ha vivido desde su infancia en la capital cántabra y es ingeniero de Caminos.
Sobre la mesa del nuevo ministro, le esperan asuntos urgentes de resolver como la reforma del modelo de estiba, así como otros que tendrá que sacar del cajón en el que llevan más de un año como el desarrollo del nuevo ROTT, además de abordar definitivamente la liberalización del ferrocarril, la finalización de las obras del Corredor Mediterráneo, o el rescate de las autopistas de peaje quebradas.