Las crecientes exigencias del reparto urbano de mercancías obligan a ensayar nuevas soluciones, en la búsqueda de nuevos modelos que permitan dar servicios en un escenario de fuerte crecimiento del comercio electrónico, que contrasta con las restricciones que se establecen en muchas ciudades europeas para la circulación de vehículos a motor.

En este escenario complejo, Stuart ha empezado a probar este mismo mes de abril, y durante un período de seis meses, un depósito móvil para la distribución urbana habilitado en París.

Así pues, la plataforma estaciona en una plaza de aparcamiento ubicada en el distrito número 15 de la capital gala un vehículo con capacidad de entre doce y veinte m³, para despachar paquetes a bicicletas eléctricas equipadas con remolques que realizarán el reparto final.

Este nuevo modelo logístico acerca, según la compañía, la mercancía al consumidor y promueve la entrega activa de última milla.

Así mismo, la plataforma estima que el ensayo podría extenderse a otras zonas de la capital francesa para entregas en el mismo día o con cita previa.

Desde 2020, Stuart viene desarrollando su red de almacenes urbanos para absorber y agrupar los flujos logísticos para ganar eficiencia en el reparto urbano de próximidad, así como para abastecer depósitos móviles que cubran zonas de entrega más distantes.