certificado-electronico-de-dnv-gl

Con los sistemas de clasificación electrónica, desaparece el riesgo de perder los documentos.

DNV GL ha comenzado a adaptar sus sistemas de clasificación electrónica y los certificados estatutarios a los requisitos de la Organización Marítima Internacional, OMI. Esto simplifica la firma de documentos electrónicos, que son más seguros y cada vez más comunes en todas las industrias, incluyendo la marítima.

Se trata de la primera sociedad de clasificación con una capacidad de producción a gran escala de certificados electrónicos, cuyo uso beneficiará tanto a los propietarios como a los operadores de los buques, así como a los países que los abanderen, Autoridades Portuarias y agencias de investigación, entre otros.

Todos ellos podrán renunciar al uso del papel en el ámbito estatutario y clasificatorio, con lo que la gestión de la documentación y su verificación será más sencilla. Su uso permitirá ahorrar tiempo y dinero al reducirse la carga administrativa, y se eliminarán gestiones como la impresión, el escaneo y el archivo.

Por otro lado, los certificados podrán compartirse de forma sencilla con los implicados mediante códigos de acceso, y estarán disponibles a través del portal para clientes ‘My DNV GL Fleet Status‘ de la sociedad de clasificación una vez emitidos desde sus oficinas.

A esto hay que añadir que desaparecerá el riesgo de perder los documentos, que además estarán protegidos frente a la manipulación mediante una firma digital y un código de seguimiento único para controlar su validez y autenticidad, que puede ser contrastado con un servicio de autentificación.