Con unas previsiones de 75 millones de euros de cifra de negocio para este 2021, frente a los 60 del pasado 2020, año de la pandemia, la división logística del operador danés DSV, espera crecer un 15% en 2022 en España y pretende que el e-commerce represente el 20% de las ventas en 2023, uniéndose a la automoción, tecnología y gran consumo, los principales segmentos en los que se apoya en la actualidad.

Así lo ha indicado Xavier Juncosa, director general de DSV Solutions Spain, en la presentación de los nuevos proyectos e inversiones de la compañía, cuya sede principal en España se encuentra en la localidad barcelonesa de Rubí.

En cuanto a los proyectos previstos, el operador espera tener operativo a finales de este año el centro logístico de 36.000 m² en Molins de Rei y ha iniciado la construcción de una plataforma de 50.000 m² en Cabanillas del Campo (Guadalajara), que empezará a operar a mediados de 2022.

Estás nuevas aperturas supondrán una inversión de 80 millones de euros en los próximos 10 años, tanto en inversiones en las propias plataformas como en innovación y tecnología.

Está prevista, asimismo, la contratación de 350 personas entre puestos de trabajo directos e indirectos que se sumarán a los 1.500 trabajadores empleados en España.

Estas dos nuevas instalaciones se sumarán a los nueve centros logísticos de DSV Solutions Spain, que el año que viene pasará a contar con más de 332.000 m² de superficie de almacenaje en distintos puntos estratégicamente ubicados en Madrid, Barcelona y Vitoria.

A este respecto, estas dos naves serán las primeras del operador en España en contar con el sistema compacto de almacenamiento AutoStore, un sistema de almacenamiento innovador de gran utilidad para el sector del e-commerce y de productos de consumo que permitirá realizar los procesos de picking y packing de manera automática y que forman parte de un proyecto global, con más instalaciones similares en otros países.

Xavier Juncosa, director general de DSV Solutions Spain.

De transportista local a operador global

Desde el inicio de actividad en 1976, como una agrupación de nueve transportistas independientes, DSV es en la actualidad el tercer operador logístico a nivel global, gracias en gran medida a una política de compras de competidores y a un indudable conocimiento en la integración de estas compañías, un proceso que , vistos los resultados, dominan a la perfección.

En estos años, adquisiciones significativas han sido la de DFDS en el año 2000, Frans Maas en 2005, la belga ABX en 2008, UTI en 2016 y finalmente Panalpina en 2019. Actualmente el 73% de la cifra de ventas proviene del negocio aéreo y marítimo, con una facturación global total de 18.000 millones y una plantilla de 74.000 empleados, con más de 1.300 oficinas propias repetidas en 80 países.