DSV ha trasladado su operativa en Zaragoza a un nuevo centro de distribución en Pla-Za que ya está operativo y que acoge las divisiones de DSV Air & Sea y DSV Road.

Estas nuevas instalaciones disponen de más de 11.000 m² construidos en una parcela con una superficie total de 20.000 m², lo que implica que el operador ha aumentado el espacio de sus instalaciones en la capital aragonesa en un 150%.

El edificio consta de unas oficinas administrativas de dos plantas que suman 1.080 m². Así mismo, otros 8.600 m² de superficie se destinan a almacenaje, con 1.400 m² disponibles de superficie para actividades de cross docking, así como para zona de almacenamiento logístico, así como 27 muelles con dos rampas de acceso.

El activo cuenta con acceso rodado en todo su perímetro y muelles de carga en las tres fachadas del almacén.

De igual manera, incorpora medidas para reducir el consumo energético, ya que dispone de instalación fotovoltaica en la cubierta de 25 Kwn para aporte de energía propio,; sistemas de climatización VRV de eficiencia energética y sistemas de ventilación y renovación de aire, de volumen variable.

De igual manera, también cuenta con sistemas de control de luminosidad para un mayor aprovechamiento de la luz natural e iluminación led, de bajo consumo, tanto en oficinas, como en almacén.