El 65,8% de los hogares españoles compra productos a través de Internet, según refleja el último WorldPanel de Kantar sobre las preferencias del comprador de e-commerce, que recoge que siete de cada 10 consumidores valoran la posibilidad de programar la entrega de una manera flexible y consideran importante el tiempo de recepción del pedido. 

Muchos comercios han comenzado ya a ofrecer servicios de entrega rápida, pero en muchos casos, se considera este servicio como una opción extra, cuando se está convirtiendo en una herramienta imprescindible para lograr la fidelidad del cliente, según explican desde la plataforma de entrega inmediata Stuart.

No obstante, este modelo plantea una serie de retos para los comercios que venden sus productos en Internet, centrados principalmente en la rapidez y fiabilidad, los costes, la conveniencia, la transparencia y la comunicación.

Los retrasos en las entregas son uno de los principales motivos de reclamaciones en el e-commerce, donde cinco de cada 10 compradores considera elemental poder recibir su pedido en una hora. Estas entregas inmediatas exigen el desarrollo de capacidades tecnológicas y analíticas a la altura de las nuevas necesidades de los consumidores.

En lo que respecta a los costes, con las nuevas soluciones de logística urbana, los comercios pueden entregar sus productos de forma inmediata a un precio asequible, evitando costes fijos, comisiones o gastos de infraestructura.

Entregas a medida

Por otra parte, debido al ritmo de vida de las grandes ciudades, las entregas a medida se han convertido en un servicio necesario, siendo los fines de semana y festivos los días de máxima actividad. De hecho, ocho de cada 10 hogares le dan casi la misma importancia a la facilidad para recibir sus productos que al precio y la calidad.

El consumidor actual valora la opción de elegir a su conveniencia una entrega rápida o programada, lo que puede ayudar a reducir el coste por envíos no entregados. Por otro lado, un 63% de hogares considera importante tener la opción de recibir su pedido en una hora, en franjas horarias determinadas o incluso en fin de semana.

Además, para el cliente es fundamental conocer en cada momento dónde se encuentra y cuánto tardará en llegar su envío. Los hogares madrileños, con un 91,4%, son los que más valoran disponer de una aplicación que les permita realizar el seguimiento.

En este contexto, Stuart ofrece un sistema multientrega, que supone que desde un mismo lugar de recogida el usuario puede definir hasta ocho puntos de entrega diferentes. Además, cuenta con funcionalidades de análisis y ‘big data‘ para realizar las recogidas en menos de siete minutos y las entregas en menos de una hora.