El encarecimiento de las materias primas está provocando que un 39,5% de las empresas se hayan visto obligadas a cancelar o paralizar sus obras, según el estudio ‘Impacto de la subida de las materias primas en la construcción’ de la Confederación Nacional de la Construcción.

Así mismo, el trabajo también reporta que el encarecimiento de las materias primas amenaza la viabilidad de muchos de estos proyectos, ya que ha incrementado el coste total de las obras, de media, alrededor de un 22,2%.

La situación implica que la cuantía, en muchos casos, supera a la que debe asumir la empresa si decide abandonar el proyecto, puesto que las penalizaciones pueden ser de un 0,02% del contrato o entre 1.000 y 2.000 euros por día natural.

En este escenario, los materiales que más se han encarecido en los últimos tres meses han sido la madera, con una subida de un 125%, la piedra, que se ha disparado un 68%, y el cobre, que se ha incrementado en un 63%.

Además, el análsis indica que un 75,6% de las compañías que operan en el sector ha sufrido desabastecimientos o retrasos inusuales durante los últimos tres meses en la entrega de materiales imprescindibles como la madera, el acero o el aluminio.

Con más detalle, el desabastecimiento de materiales en el transcurso de las obras ha provocado que en más de la mitad de los casos se haya producido un retraso en la ejecución de las unidades de obra sin afectar al plazo, mientras que un 21,8% de las empresas haya optado por la paralización de la obra o un 12,3% se haya retrasado en los plazos de finalización, entre otros.

Ante la evolución, la patronal defiende que se establezca un sistema automático de reequilibrio que permita hacer frente a ese sobrecoste y, por tanto, tenga en cuenta las alteraciones de precios posteriores a la presentación de ofertas, tanto al alza como a la baja, buscando dotar de estabilidad al contrato.

En esta misma línea, la organización empresarial también urge al Gobierno a tomar medidas para garantizar la viabilidad de los proyectos en marcha y evitar así una oleada de cancelaciones o paralizaciones.