La oferta de vehículos comerciales e industriales eléctricos sigue creciendo en un mercado marcado, pese a la crisis, por un fuerte avance tecnológico que paso a paso busca ponerle cerco al motor de combustión especialmente en aquellos segmentos que requieren de una menor autonomía.

En este sentido, la sueca Volta Trucks tiene previsto iniciar la producción de su camión eléctrico Volta Zero en el Reino Unido a partir de 2022, de tal manera que la marca espera haber fabricado alrededor de 500 vehículos de este tipo a finales de ese año, mientras que en 2025 esta cifra ascenderá a las 5.000 unidades.

Con el fin de tenerlo todo previsto, el fabricante nórdico ha iniciado este mismo año las pruebas de este vehículo industrial eléctrico con varios operadores logísticos europeos y, al mismo tiempo, ha iniciado el proceso para contratar 130 profesionales e ingenieros hasta 2021

El futuro Volta Zero será un camión eléctrico de 16 toneladas específicamente diseñado para el reparto urbano de mercancías, con una autonomía de entre 150 y 200 kilómetros, con el que el fabricante tiene previsto ahorrar hasta 2025 alrededor de 180.000 toneladas de dióxido de carbono emitidas a la atmósfera.

El puesto de conducción, con posición central del conductor y un asiento giratorio que facilita el acceso indistintamente por cualquiera de los lados, ha sido concebido como un espacio amplio y ligero, y ofrece una visión directa de 220º alrededor del vehículo, con una visibilidad óptima y la reducción de los ángulos muertos, que le otorgan la clasificación de cinco estrellas, según la norma del departamento de Transporte de Londres. El conductor se sitúa en una posición rebajada con respecto a un camión convencional, a tan sólo 1,8 metros del suelo, equivalente a la altura de los peatones.

En cuanto al equipamiento, el Volta Zero ofrecerá los últimos sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS). Los sistemas electrónicos ADAS contribuyen a la conducción, la seguridad, las maniobras y el estacionamiento, y contribuyen significativamente a la operación segura de vehículos pesados.

El conductor de un Volta Zero se beneficiará de tecnologías como la dirección activa, el reconocimiento de señales y la asistencia de marcha atrás con cámara de marcha atrás, lo que garantiza que disponga de los últimos sistemas de seguridad para operar en el centro de la ciudad.

El puesto de conducción ofrece una visión directa de 220º.

En su desplazamiento, los sistemas de asistencia para cambio de carril y salida de carril también ayudan a que el vehículo sea lo más seguro posible. El operador del vehículo también se beneficia de un sistema de monitorización basado en inteligencia artificial para evitar averías y maximizar la disponibilidad del vehículo.

Innovación en motorización eléctrica

El camión monta un eje eléctrico trasero, que junto con el eje de transmisión y el motor eléctrico están contenidos en una unidad de eje eléctrico compacta y ligera. La batería de litio ferro-fosfato, colocada entre los largueros del chasis, tiene una potencia de 160 – 200 Kw y su modularidad permitirá su montaje de acuerdo a las necesidades particulares de cada operador.

Con el lanzamiento del camión Volta – Zero, el fabricante tiene previsto ofrecer el servicio «Truck As a Service», con el fin de revolucionar la financiación y el mantenimiento de a los gestores de flotas, con el fin de facilitar la electrificación de las flotas, mediante cuotas mensuales y la opción de un vehículo de sustitución, «disponible en todo momento».

Con un 90% menos de piezas que un camión convencional, Volta asegura un TCO equivalente al de un camión diésel equivalente, lo que servirá como argumento adicional para facilitar la transición hacia la electrificación.