El colapso provocado por el varadero del ‘Ever Given’ en el canal de Suez parece alargarse en el tiempo, dadas las dificultades que se están encontrando los trabajadores de la vía para devolver el portacontenedores a la navegación.

Ya se habla de que la vía podría estar taponada días, o incluso semanas.

En esta línea, los responsables del canal valoran la oferta realizada por los Estados Unidos para ayudar en los trabajos y esperan cooperar con medios de este país para intentar devolver la normalidad a un paso estratégico para el comercio mundial.

De igual modo, la Autoridad Portuaria también ha agradecido otros ofrecimientos internacionales para liberar la vía a la mayor brevedad.

Mientras tanto, sigue aumentando el número de buques afectados por el bloqueo del canal de Suez, de tal modo que el ‘Höegh London V93’ también se ha visto afectado, según reporta la naviera, entre otros barcos, que ya sumarían entre 150 y 200.

Así mismo, los efectos sobre las cadenas de suministro se empiezan a notar con retrasos en los flujos de suministros que, en algunos casos, como el de la automoción, ya se suman a otras circunstancias particulares, como la escasez de componentes electrónicos, que ha obligado a cerrar algunas plantas en Europa.

De igual manera, las navieras empiezan a barajar alternativas para mantener los servicios, aunque con importantes retrasos, que afectan especialmente a las cadenas de flujo más tenso y a perecederos.

En este sentido, parece que la circunnavegación del continente africano a través del Cabo de Buena Esperanza toma cuerpo como alternativa frente a la posibilidad de redirigir el tráfico marítimo hacia el canal de Panamá, que alargaría aún más los viajes.

Por otro lado, si la crisis se alarga, el precio internacional del petróleo podría dispararse. Además, se espera que la situación tenga un impacto directo sobre los fletes.