Si hace poco más de un mes, El Corte Inglés puso en manos de la división de Real Estate de PwC la realización de un estudio para analizar las posibilidades de desinversión de unos 130 activos inmobiliarios no estratégicos, principalmente suelo, oficinas, plataformas logísticas y establecimientos de uso comercial, ahora, la empresa de gran distribución podría haber reactivado su operación de venta de inmuebles encargada en 2016 a Morgan Stanley, con el asesoramiento jurídico de Clifford Chance.

Pese a que no se conocen las identidades de los interesados en la cartera inmobiliaria de El Corte Inglés, ni los plazos, precios e instalaciones concretas involucradas en este movimiento, El Confidencial adelanta que la compañía tiene previsto cerrar el ejercicio con esta operación terminada y ofertas vinculantes recibidas en febrero.

En 2016, con la llamada internamente Operación Batman, El Corte Inglés casi consigue traspasar gran parte de su cartera inmologística a Logicor, aunque algunos inmuebles de gran importancia estratégica para la compañía no formaron parte del movimiento en su momento.

Ahora, sin embargo, en un momento en que el mercado inmologístico vive un importante auge tanto en Madrid y Barcelona, como en otras zonas del país, calentado en gran medida por la necesidad de suelo que tienen las actividades logísticas asociadas al comercio electrónico, podría hacer cambiar de opinión a El Corte Inglés que, en los últimos meses, también ha iniciado una incipiente colaboración con Alibabá tanto para el ámbito del e-commerce, como para mejorar su presencia omnicanal.