La crisis sanitaria ha agudizado la transición de la gran distribución hacia un nuevo modelo omnicanal en un proceso en el que también converge un profundo cambio en los hábitos de consumo que incide en una consolidación del canal on-line, tanto en profundidad de producto, como en cobertura geográfica.

En este marco transformador, la última asamblea general de El Corte Inglés ha servido para dar carta de naturaleza al impulso que la omnicanalidad está teniendo en la compañía, así como del proceso de digitalización que afecta ya a numerosas áreas de la organización.

En este sentido, la actuación de la empresa de cara al futuro se basa en tres pilares, como son la consolidación de las tiendas físicas y on-line como centros de experiencia de compras, el liderazgo en la transformación digital y el desarrollo de nuevos negocios.

Dentro del canal on-line, El Corte Inglés ha impulsado en los últimos meses firme apuesta por el comercio electrónico, que les  ha permitido multiplicar por cinco las ventas a través de internet y por seis los envíos a domicilio.

Así mismo, en la asamblea se ha anunciado que el próximo otoño se lanzará una aplicación móvil para e-commerce, así como el desarrollo de nuevos proyectos que permitan una mayor diversificación y ayuden al crecimiento de la empresa, como la creación de una unidad de negocio inmobiliario con la finalidad de ordenar y dar valor a los activos, además de nuevos proyectos en logística.