Las ventas del e-commerce se incrementarán en 298.000 millones de dólares en Europa hasta el año 2025, lo que exigirá a su vez un espacio de almacenamiento adicional equivalente a unos 28.000.000 m² para poder gestionar la demanda, según un reciente informe de CBRE.

En los últimos cinco años, las ventas ‘on-line’ han aumentado un 150% y han pasado de representar el 7% del total del comercio en 2015 a alcanzar el 13% en 2020.

Según los cálculos de la consultora, por cada 1.000 millones de dólares en ventas, harían falta unos 93.000 m² de espacio para almacenamiento y distribución. En este sentido, mientras continúe aumentando la base de clientes, el sector logístico seguirá creciendo también.

Reino Unido es en la actualidad el país con el tercer ratio más elevado de penetración del e-commerce, llegando al 24%, aunque se espera que para 2025, se haya alcanzado el 32%. Por delante, se encuentran Corea del Sur, con el 36%, y la China continental, con un 27% en la actualidad.

En los últimos cinco años, las ventas ‘on-line’ han aumentado un 150% y han pasado de representar el 7% del total del comercio en 2015 a alcanzar el 13% en 2020.

Algunos países que experimentarán un fuerte crecimiento en los próximos años serán Países Bajos y República Checa, con tasas del 26% y el 20% para 2025 respectivamente. En el ámbito internacional, destaca el caso de Corea del Sur, mercado en el que se espera alcanzar unas tasas de crecimiento de hasta un 43%.

En cuanto a Europa, mercados como los del Reino Unido, Alemania, Suecia y Países Bajos, tienen todo dispuesto para facilitar el crecimiento del e-commerce, tanto en lo que se refiere a la digitalización como a las infraestructuras necesarias.

Sin embargo, serán países como Portugal, Italia o España los que experimenten un mayor crecimiento en los próximos cinco años y se pongan al nivel de los más desarrollados en este ámbito, lo que se traducirá en una mayor demanda de espacio logístico.