El e-commerce se ha convertido en la tabla de salvación de muchos negocios ante la crisis sanitaria. Por eso, es importante que las tiendas conozcan el perfil del comprador ‘on-line’, que en España goza de madurez, aunque ligeramente inferior a la de otros países de Europa.

Los que compran por Internet en España al menos una vez al mes ya representan el 34% del total de este tipo de consumidores y generan el 77% del volumen total del mercado, pues realizan el 12,6% de todas sus compras de esta forma. Así se desprende de los datos de la cuarta edición del ‘E-Shopper Barometer‘, que analiza las tendencias y perfiles de los compradores ‘on-line’ en Europa.

Este estudio también revela que el 62% de compradores habituales piensa que comprar ‘on-line’ reduce en gran medida el estrés de hacerlo en tiendas, y un 84% asegura que su experiencia de compra fue positiva. En esta edición, se ha establecido una clasificación de los tipos de compradores, según sus hábitos y expectativas.

Tipos de comprador

Los aficionados, que suponen el 16% del total, son compradores muy frecuentes, que han recibido unos 6,7 paquetes en el último mes. Creen que el comercio electrónico es práctico, ahorra dinero, tiempo y reduce el estrés, además de valorar su facilidad.

Expertos en el uso de Internet y con experiencia en el e-commerce, adquieren una gran variedad de productos y utilizan para sus compras el ‘smartphone‘, donde consultan también reseñas y recomendaciones. Para ellos, es importante conocer la empresa que realizará el reparto y contar con un servicio de entrega y devolución flexible.

Por su parte, los epicúreos suponen el 11% del total y compran ‘on-line‘ con menos frecuencia que los anteriores, pues son más selectivos. Sus categorías preferidas son la moda, productos de belleza y salud, y zapatos. Asimismo, en el 70% de los casos, dan prioridad a los productos respetuosos con el medio ambiente. Buscan la calidad en las empresas de reparto y tienden a devolver más los artículos que los aficionados.

Por último, se encuentran los eco-selectivos, que suman un 20% y son los más ocasionales. Están preocupados por el impacto del comercio en la sociedad y demandan que sea respetuoso con el medio ambiente, estando dispuestos a veces a pagar más por productos que cumplen estos criterios.

También son los más restrictivos con las categorías, pues fundamentalmente compran moda, libros y tecnología. Son los más cuidadosos, pues las opiniones negativas son una barrera importante para ellos, así como la falta de controles de seguridad.