Maersk se va de Vigo al puerto de Marín

El «efecto Maersk» ya se nota en Marín y Vigo.

Han pasado cinco meses desde que Maersk Line hiciera pública su decisión de trasladar al puerto de Marín los tráficos que venía operando en Vigo, y cuatro meses desde que el primer buque de la naviera danesa atracase en la instalación de la Ría de Pontevedra.

Ahora, los datos que Puertos del Estado ha publicado recientemente sobre el tráfico portuario español hasta julio ponen de manifiesto que el «efecto Maersk» ya se nota en ambas instalaciones portuarias.

Hasta julio de 2016, el tráfico de mercancías en el puerto de Vigo ha descendido un 2,26% con respecto a los siete primeros meses de 2015, hasta las 2.472.873 tn. Mientras tanto, en el puerto de Marín ha aumentado un 3,5% en el mismo periodo hasta las 1.243.776 tn.

Sin embargo, hasta el mes de abril de este año, antes del traslado de Maersk Line, el puerto de Vigo había visto aumentado su tráfico de mercancías un 2,72% con respecto a los cuatro primeros meses de 2015. En este periodo, la mercancía en el puerto de Marín había caído un 8,8%.

En los meses de mayo, junio y julio, el puerto de Marín ha manipulado un total de 604.874 tn, un 20,65% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Por su parte, el puerto de Vigo ha manipulado en estos tres meses 1.104.378 tn, lo que supone un 7,9% menos que los tráficos de mayo, junio y julio de 2015.

Si se analiza el tráfico de contenedores, un total de 15.413 TEUs se han manipulado en Marín entre mayo y julio, un 30,5% más que en el mismo periodo de 2015. En la variación interanual de estos tres meses, el puerto de Vigo ha pasado de manipular 52.831 TEUs a mover 49.917 TEUs entre el 1 de mayo y el 31 de julio, lo que supone un descenso del 5,5%.