El comercio exterior español ha cerrado 2018 con un incremento del 2,9% en las exportaciones de mercancías y del 5,6% en las importaciones, situándose en los 285.024 millones de euros y los 318.864 millones respectivamente. Esto supone que la tasa de cobertura se ha situado en el 89,4%, un 2,4% más baja que la de 2017.

Fruto de estas cifras, el déficit comercial ha alcanzado los 33.840 millones de euros, un 36,8% por encima de el año anterior.

En un contexto de incertidumbre y moderación en el crecimiento internacional, España se mantiene como el octavo receptor de la inversión extranjera, aunque las exportaciones del país han crecido menos que las de sus principales socios en la Unión Europea, como Alemania, Italia o Francia.

Por su parte, las de la zona euro han aumentado un 4,4% y las de la Unión Europea un 4,5%.

Las exportaciones que tienen como destino la Unión Europea constituyen el 65,6% del total, lo que refleja un ascenso del 2,6%. En el caso de las ventas a la zona euro, que conforman el 51,5%, han repuntado un 2,7%, mientras las destinadas al resto de la Unión Europea, que suponen el 14,1%, han crecido un 2,5%.

En lo que respecta a las ventas a destinos terceros, que han crecido un 3,3%, destaca el aumento de las dirigidas a África, América del Norte y Oriente Medio.

Las exportaciones hortofrutícolas españolas, que se habían reducido en un 1% en el ejercicio 2018, han recuperado un 8% en el primer cuatrimestre de 2019

En cuanto al número de empresas que exportan regularmente, ya son 51.768 organizaciones, un 2,4% más que en 2017, lo que supone un nuevo récord histórico.

Los datos del primer trimestre de 2019 muestran un descenso del 1,9% en las exportaciones españolas, hasta los 71.013,4 millones de euros. Mientras, las importaciones han crecido un 3,2%, con un total de 80.477 millones de euros.

Exportaciones e importaciones hortofrutícolas

En el sector de las frutas y hortalizas, las exportaciones españolas se han reducido un 1% en el ejercicio 2018, situándose en 12,5 millones de toneladas.

Su valor ha alcanzado los 12.832 millones, un 1% más, según los datos del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales recogidos por la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas Vivas, Fepex.

Los envíos de hortalizas al exterior han repuntado un 4,4% en volumen y un 0,4% en valor, con 5,3 millones de toneladas y 5.290 millones de euros.

descarga-de-citricos-en-el-puerto-de-castellon

El mercado comunitario sigue sosteniendo el sector.

En su caso, las frutas han registrado un descenso del volumen del 4,4%, totalizando 7,1 millones de toneladas, mientras que el valor ha crecido un 1,4% hasta los 7.542 millones de euros.

La Comunidad Autónoma más exportadora ha sido Andalucía, con 4,1 millones de toneladas, un 4% más, con un valor de 5.066 millones de euros, un 3% más. Le sigue la Comunidad Valenciana, con 3,7 millones de toneladas, que representan un descenso del 1%, igual que el del valor, que asciende a 3.412 millones de euros.

Las importaciones hortofrutícolas españolas, que ya habían aumentado un 8% en 2018, han anotado un nuevo ascenso del 6% en el primer cuatrimestre de 2019.

El mercado comunitario sigue sosteniendo el sector, cuya apuesta por la diversidad le ha permitido compensar la fuerte competencia con otros países en ciertos productos.

Por su parte, la importación española de frutas y hortalizas frescas en 2018 ha repuntado un 8% en volumen y un 9% en valor, alcanzando máximos históricos de 3,3 millones de toneladas y 2.757 millones de euros.

Las hortalizas han registrado un aumento del 7% en el volumen y del 2,5% en el valor, totalizando 1,4 millones de toneladas y 806,4 millones de euros, y las frutas, con 1,8 millones de toneladas y 1.950 millones, han anotado un alza del 8% y el 12% respectivamente.

Conviene apuntar que en los últimos cinco años, las importaciones han crecido un 70%, lo que en parte se explica por los cambios en las tendencias de consumo y el aumento de las importaciones de países extracomunitarios. Esto muestra con claridad que el origen de los alimentos no es un factor determinante para muchos compradores.

cuadro final noticias para enlace al especial