La desidia y el desinterés mostrado por todas las partes implicadas en este penoso episodio de maltrato animal, se acerca a su resolución, vía hechos consumados, de forma que los 1.610 terneros que quedan vivos de los 1.776 que transportaba elElbeik serán finalmente sacrificados en el puerto de Cartagena, tal y como ha ordenado el Ministerio de Agricultura.

La inspección realizada a los animales da cuenta de la penosa situación en que se encuentran, según denuncia Igualdad Animal, con animales caquécticos que ya no abren los ojos ni responden a estímulos, terneros con heridas en la piel, cuernos rotos y colas fracturadas.

Así mismo, también se estima que el 25% del ganado tiene afecciones cutáneas, con animales con queratoconjuntivitis y úlceras, a lo que se añaden siete cadáveres, junto a un ternero moribundo en una de las cubiertas del buque en el momento de realizar la inspección.

También se señala el deficiente estado de mantenimiento, con corrales en malas condiciones y una deficiente ventilación en dos cubiertas, en las que se ha constatado altos niveles de amoníaco ambiental y la existencia de ratones, además de un sistema de bebederos lleno de fugas y roturas.

En consecuencia, la resolución emitida por el Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación reconoce que los animales presentan una muy deficiente situación sanitaria y un estado que incumple la normativa de bienestar animal, por lo que no son aptos para un nuevo transporte.

Además, tampoco acepta su entrada en España al considerarlo una importación, pese a que los animales salieron de España el 18 de diciembre de 2020, y dictamina que se debe proceder a su sacrificio de forma inmediata y «sin sufrimiento, por motivos de sanidad y bienestar animal», siendo la empresa propietaria la que debe hacerlo en el recinto portuario, asumiendo los costes.

En este contexto permanece instalado en el muelle de Escombreras el matadero portátil utilizado para el sacrificio de las 864 terneras transportadas por el ‘Karim Allah’, que se llevó a cabo el pasado 6 de marzo en el puerto de Cartagena.