El Grupo VGP ha adquirido el Parque Logístico de Mango en Llissá de Munt, Barcelona, por 150 millones de euros, y ha ha firmado un contrato de ‘sale&leaseback’ para el arrendamiento con la marca de moda catalana con una duración de 30 años.

La venta del parque logístico, servirá para hacer caja y poder invertir en el desarrollo de ‘flagships’, tiendas emblemáticas situadas en las principales arterias comerciales.

El parque, cuya construcción estará completada a principios de 2017, se compone de un centro logístico de 180.000 m², además de un suelo de 80.000 m² que podría utilizarse para futuros desarrollos industriales, totalizando 260.000 m² de espacio logístico.

Además, el grupo ha adquirido 150.000 m² de terreno adicional, con una superficie alquilable de 100.000 m², por la que podrían interesarse otras empresas en el futuro.

Tecnología y robótica para gestión logística

El nuevo centro de Mango incorporará las últimas novedades en tecnología y robótica, lo que permitirá a la compañía gestionar 75.000 artículos por hora y optimizar todos sus procesos logísticos. Desde allí, la marca suministrará productos a toda su red mundial, formada por 2.200 puntos de venta en 110 países.

Durante la construcción, todo el excedente de tierra se ha reutilizado para evitar así su transporte y la eliminación de residuos. Además, el parque contará con un sistema de reutilización de las aguas pluviales y un tanque de 10.000 m³ para favorecer la biodiversidad y los microhábitats.

Asimismo, incluye 395.000 m² de zonas verdes de bajo consumo de agua para árboles y plantas autóctonas, así como un sistema de iluminación de bajo consumo, que puede regularse de forma remota.