El índice de valoración de activos de CBRE, con datos relativos al primer trimestre de 2021, refleja que las valoraciones de los 42 activos inmologísticos analizados arrojan una revalorización trimestral respecto al cuarto trimestre del año anterior del 1,14%, después de cerrar 2020 con una revalorización anual del 4%.

Así pues, la consultora coloca al sector logístico, por registros de inversión y contratación del primer trimestre, como uno de los segmentos más sólidos, con yields iniciales de un 4,49%. En los últimos tiempos sobresale el creciente apetito inversor por el producto de última milla.

Por otra parte, en relación con las rentas, el trabajo constata que se han mantenido estables en el primer trimestre debido al aumento de la oferta disponible de las naves de grado A y, al mismo tiempo, que no se esperan cambios importantes en los próximos meses, si bien habrá un aumento de incentivos en nuevos contratos de arrendamiento.

De igual modo, el análisis también detecta una cierta ralentización en el número de operaciones registradas en el primer trimestre, que, sin embargo, no anticipa que se vaya a registrar un menor volumen a final de año.

En este sentido, a la vista de que existe mucho proyecto en curso, se estima que la actividad aumentará en segundo trimestre, lo que se traduce en sendos incrementos en el stock de naves y en la absorción, fundamentalmente en el centro peninsular y en Barcelona, con rentas estables de cara a lo que queda de ejercicio y rentabilidades que, en consonancia, también se van a mantener en el tiempo.

Así mismo, el stock logístico analizado registra una ocupación de un 96,75%, algo que muestra la necesidad de nuevos activos para un sector dinámico.

Además, también aporta mayor optimismo al panorama el recorrido que ofrece el comercio electrónico en España y su capacidad para generar proyectos con fuerza, en busca de una mayor maduración.