El tráfico de mercancías del puerto de Gijón ha crecido un 3,6% en el primer semestre hasta alcanzar los 8.287.013 de toneladas, destacando la disminución en un 64% del carbón térmico en los muelles comerciales, frente al aumento del 43% en el cementero.

Por su parte, el movimiento de contenedores se ha reducido en un 7% hasta los 32.564 TEUs, mientras que el movimiento de productos siderúrgicos se han incrementado en un 15%.

Por lo que se refiere a la terminal EBHI de graneles sólidos, el tráfico vinculado a Arcelor ha repuntado un 78% hasta alcanzar casi los 1,7 millones de toneladas. A pesar del descenso en un 37% del carbón térmico, el tráfico de la terminal ha crecido casi un 41%, con un total de 4.483.008 toneladas.

En otro orden de cosas, el Consejo de Administración ha aprobado las cuentas de 2020, con un beneficio neto de 2,25 millones, y ha dado luz verde al Plan de Empresa del puerto para los próximos cinco años, que será remitido a Puertos del Estado y contempla inversiones por valor de 65,3 millones.

De ellas, el 34% se destinará al área de Medio Ambiente y el 16% a la accesibilidad ferroviaria, reservándose el 19% a la digitalización y la innovación. Igualmente, se ha aprobado destinar 300.000 euros a la compra del 13,5% de las acciones de la plataforma logística de Villadangos-León.

Otro acuerdo destacado ha sido el correspondiente a los nuevos Pliegos de Prescripciones Particulares de los servicios técnico-náuticos en los cuales se recogen las licencias a los mismos, las condiciones para la prestación de los servicios y el régimen económico.

Por último, se ha ampliado en ocho años, hasta 2039, el plazo concesional de Tudela Veguín para el transporte de cemento a granel para carga de buques desde la planta de Aboño, una vez ultimado su compromiso de realizar una inversión de 532.000 euros.