El precio medio del peaje en las autopistas dependientes de la Administración del Estado aumentará un 1,91% a partir del 1 de enero de 2018. Será su primer incremento en tres años, coincidiendo con la recuperación de los tráficos y el rescate de las nueve vías quebradas por parte de Fomento, que pretende volver a licitarlas antes de 2019.

La red de autopistas de peaje, de 2.550 kilómetros de longitud, anotará al cierre de 2017 su cuarto ejercicio consecutivo de crecimiento. En concreto, ha registrado un repunte del tráfico del 4,7% hasta septiembre, con una media de 19.801 vehículos al día.

En las autopistas quebradas, el incremento ha sido del 9,4% de media en los nueve primeros meses del año, que suponen 7.610 vehículos diarios. El tráfico de la autopista AP-41 Madrid-Toledo ha llegado a crecer un 15,5%, mientras que el de la autopista radial R-5 Madrid-Navalcarnero se ha disparado un 34,6%.

Para la actualización del precio, se aplica la fórmula de revisión automática anual que el sector pactó con el Gobierno en 2002, teniendo en cuenta el IPC entre los meses de octubre de un año y el siguiente, así como la evolución de los tráficos.

Las concesionarias de las autopistas siguen utilizando este sistema, dado que el sector quedó fuera de la Ley de Desindexación que el Ejecutivo aprobó para desligar del IPC los precios de determinados servicios.

Por ello, los peajes volverán a aumentar, tras los descensos del 0,4% y del 0,6% de 2017 y 2016, respectivamente, además de la congelación que tuvo lugar en 2015.