El principal problema al que se enfrenta en la actualidad el sector del transporte marítimo internacional es la falta de contenedores vacíos, que está presionando al alza las tasas ‘spot‘.

El Consejo Europeo de Cargadores, ESC, se ha dirigido a la Comisión Europea para tratar de buscar soluciones a esta situación. La explicación reside en que los contenedores vacíos se están reposicionando no en el lugar en el que son necesarios, sino en aquellos con mayores tasas de carga.

Esto está creando una imagen artificial que no se corresponde con la realidad operacional, con la idea de obtener cada vez más beneficios. Desde ESC, sostienen que la falta de contenedores está empezando a resultar insostenible, generando situaciones de inseguridad y una gran congestión en los puertos.

Por eso, piden a las navieras que pongan más buques en servicio de inmediato, ya que los que están operando están tan cargados que aumenta el riesgo de pérdidas en alta mar. De hecho, un buque ha perdido recientemente 200 contenedores en el Mar del Norte y otro más de 1.800 en la ruta entre Asia y Estados Unidos.

Además, los operadores están rechazando envíos por la falta de capacidad, lo que está elevando las tarifas y los recargos. Una de las soluciones planteadas por el Consejo Europeo de Cargadores es ofrecer contenedores vacíos a los cargadores según la demanda, con la idea de poder recolocarlos justo en el lugar en el que se necesitan y conocer con exactitud lo que los flujos mundiales requieren.

No obstante, esto requiere un modelo de negocio centrado en el cliente por parte de los operadores, lo cual parece chocar con su actitud actual.