El puerto de Cádiz sigue adelante con la construcción de las nuevas pantallas de protección para la manipulación de graneles en la dársena de La Cabezuela-Puerto Real.

Este semana, se ha colocado la malla especial de protección que evitará la propagación del polvo en suspensión durante las labores de carga y descarga de la mercancía, lo que permite que el proyecto, que incluye una batería de medidas para mejorar la sostenibilidad del muelle, terminen el próximo mes de febrero.

De igual modo, en la instalación portuaria se colocarán cuatro cañones móviles de pulverización de agua, con objeto de complementar la protección de determinadas posiciones de manipulación de los graneles y perfeccionar la acción protectora de las barreras en determinadas condiciones meteorológicas, de tal manera que se podrán disponer en seis ubicaciones diferentes.

Por otra parte, también se llevará a cabo la pavimentación en la zona para evitar la acumulación de material en oquedades y facilitar la limpieza de los muelles, también en ejecución y se procederá también a mejorar la señalización de los viales de conexión interior del puerto, fundamentalmente entre la zona de carga y descarga y acopio en muelle, y el acceso portuario, para maximizar la ordenación del tráfico de vehículos pesados y controlar de forma más eficiente la limpieza.

Así mismo, la Autoridad Portuaria ha puesto en marcha además recientemente un Sistema de Gestión Ambiental que permitirá controlar y mejorar la emisiones en Cabezuela, que permitirán a la Autoridad Portuaria decidir si refuerza las inversiones con objeto de lograr el menor impacto de la actividad en el entorno.

El enclave tiene previsto en una segunda fase realizar un esfuerzo inversor en la mejora que se vea necesaria de la pavimentación del resto del muelle y en la nivelación del vial de acceso ferroviario, para cuando esté operativo el ferrocarril en Cabezuela, que redundará también en la mejora medioambiental de la dársena.