Finalmente, en la fábrica de PSA en Balaídos se fabricarán tres modelos de vehículos comerciales ligeros, los dos previstos para las marcas de Peugeot y Citröen, y otro tercero, el de Opel, como consecuencia de la alianza industrial entre PSA y General Motors, propietaria de Opel. Además, desde PSA y según recoge el ‘Faro de Vigo’, se ha asegurado que la fábrica portuguesa Mangualde se unirá junto a la de Vigo en la fabricación de los nuevos vehículos.

A pesar de la confirmación de que el proyecto denominado K9 estará conformado por tres modelos, el grupo francés ha señalado que aún se siguen discutiendo las «condiciones económicas» de la alianza. La colaboración en el K9 es «objeto de negociaciones que siguen en curso, que aún no han llegado a ningún resultado, pero que se desarrollan de manera satisfactoria», ha apuntado el grupo.

En cuanto a la adjudicación del proyecto a las fábricas de Balaídos y a Mangualde, en diciembre la producción fue asignada a la fábrica viguesa, mientras que la de Portugal no reunía las condiciones necesarias para acogerla. Por ello, en febrero, la factoría ha aprobado un plan de ajuste similar al de Balaídos para garantizar la extensión del lanzamiento. Las últimas generaciones de furgonetas se han fabricado entre ambas plantas.

De este modo, el proyecto K9 no entrará en fase de producción hasta 2017, para ser lanzado a mediados de finales de 2018. Servirá para sustituir el Citroën Berlingo, el Peugeot Partner y el Opel Combo; este último se ensambla actualmente en la plataforma del Fiat Doblò en Turquía.

Además de este proyecto, ambos grupos colaborarán en la fabricación de dos monovolúmenes en la planta de Opel en Zaragoza, que darán relevo a los actuales Citroën C3 Picasso y Opel Meriva, y dos crossovers compactos en la planta francesa de Sochaux de PSA, que sustituirán al Peugeot 3008 y al Opel Zafira.