Instalaciones del puerto de Algeciras

El puerto de Algeciras defiende sus inversiones y su eficiencia.

‘El transporte marítimo en la UE se mueve en aguas turbulentas’informe especial del TCE que se puede descargar en este enlace (disponible en formato pdf, de 120 páginas y 3,6 Mb).

El puerto de Algeciras ha realizado una serie de puntualizaciones sobre el Informe Especial nº 23/2016 del Tribunal de Cuentas Europeo (TCE), en el que denuncian lo que consideran “ineficacia e insostenibilidad” de las inversiones en los puertos europeos, al incluir el mismo varios comentarios sobre las inversiones del puerto algecireño.

En primer lugar, desde el puerto andaluz recuerdan que el TCE sólo ha auditado a 19 puertos europeos, de los que siete se encuentran en España y los otros 12 en otros cuatro países, mientras que en Europa hay actualmente 1.200 puertos distribuidos en 23 Estados miembros.

En lo que respecta al puerto de Algeciras, el informe analiza las inversiones de los proyectos de Isla Verde Exterior y de Campamento.

En relación al primero, el documento indica que la instalación se encuentra sin utilizar, por lo que desde el puerto algecireño recuerdan que, en un primer momento, esta infraestructura estaba destinada a la ampliación de las instalaciones de la naviera Hanjin Shipping, que renunció a su «opción preferente». Tras dicha renuncia, el puerto abrió un concurso público para su explotación que se encuentra abierto actualmente

Por otro lado, el informe también indica que el proyecto de Isla Verde Exterior tuvo un sobrecoste de 67 millones de euros, «sobrecostes que entran dentro de la normalidad si se tiene en cuenta que la solicitud de subvención se realiza sobre un proyecto básico global y no sobre los proyectos de construcción», señalan desde Algeciras. Además, especifican que Fomento revisó la obra sin detectar anomalías en este ámbito. 

¿Infrautilización en Campamento?

En el puerto de Algeciras tampoco ha sentado nada bien que el TCE hable de infrautilización en el proyecto de Campamento«sin tener en cuenta» que en esas instalaciones se construyó el dique flotante de hormigón del puerto de Mónaco y la planta de almacenamiento de GNL de Exxon Mobil.

Además de estos macro-proyectos especiales, estas instalaciones se vienen utilizando intensamente para reparaciones de buques, estando en estos momentos el concesionario de las mismas elaborando un proyecto para la construcción de un gran dique seco, recuerdan desde el puerto andaluz.

Con muestra de su eficiencia operativa, el puerto de Algeciras señala que, con 78 movimientos de contenedores por hora, se establece como el tercer puerto más productivo de Europa, y que es la instalación portuaria española que mejor utiliza su capacidad en infraestructuras de contenedores según un estudio elaborado por la Plataforma de Inversores en Puertos del Estado (PIPE).

En la instalación portuaria también «llama poderosamente» la atención que el TCE omita, en el comunicado de prensa en el que resume el estudio, cualquier mención a los comentarios de la Comisión Europea que el organismo ha realizado a consultas del Tribunal y que se recogen en el propio documento.

Puntualizaciones de la Comisión Europa

En relación con la supuesta infrautilización de determinadas infraestructuras portuarias, la Comisión contesta al TCE:

«La Comisión considera que la infraestructura portuaria está prevista y diseñada con una vigilancia a largo plazo (10 a 20 años) después de su finalización. Por lo tanto, las inversiones en los puertos no pueden apreciarse con una perspectiva a corto plazo.

La Comisión considera que tres años después de la conclusión de las obras, es prematuro concluir que las inversiones en los puertos infrautilizados no son eficaces y suponen un despilfarro de dinero.

La crisis financiera de 2008/2009 ha llevado a una disminución de la demanda, lo que se ha traducido en capacidades infrautilizadas en casi todos los sectores del transporte, no sólo en el transporte marítimo. Esto podría haber afectado a la evaluación de las necesidades».

¿Retrasos y sobrecostes?

La Comisión también contesta a la crítica que el TCE hace en relación con los retrasos y sobrecostes de las inversiones portuarias en estos términos:

«La infraestructura marítima representa obras complejas y prolongadas. Estos proyectos son propensos a los cambios en la formulación y en el presupuesto. Esto se reconoce en las normas de contratación pública nacionales y de la UE al permitir cierto nivel de flexibilidad.

En el caso de España, el Estado miembro no declara sobrecostes como parte de su declaración de gastos a la Comisión. Como consecuencia de ello, estos costes excesivos no están cofinanciados por el presupuesto de la UE«.