La Autoridad Portuaria de Barcelona intensificará en los próximos días los trabajos con las compañías de cruceros para reiniciar la actividad en las próximas semanas, una vez aprobado por Protección Civil el Plan Sectorial para la actividad de cruceros en los puertos de Cataluña.

El objetivo es que los cruceros puedan volver a atracar en el puerto de Barcelona este verano, cumpliendo con los protocolos sanitarios establecidos, que han sido diseñados por profesionales internacionales especializados.

Las medidas no están solamente pensadas para los pasajeros y tripulaciones de los buques, sino que también buscan proteger de manera efectiva a los ciudadanos de los destinos en los que atracan.

La paralización del turismo de cruceros desde el inicio del estado de alarma, en marzo de 2020, ha permitido también evaluar las externalidades de esta actividad en las ciudades de destino para minimizarlas, apostando por un turismo de cruceros más sostenible, tanto a nivel medioambiental como económico y social.

Sin fecha para el reinicio

Sin embargo, desde el puerto apuntan que todavía es pronto para fijar una fecha concreta para el reinicio de actividad, pues se necesitan algunas semanas para que los cruceros se encuentren en condiciones óptimas de operatividad, tanto para la reposición en los puertos donde comience el recorrido como para preparar el propio barco y la tripulación.

La autorización otorgada permite, eso sí, a tanto a los puertos catalanes como a las navieras trabajar ya con unos objetivos claros de retorno. De momento, el turismo se limitaría a cruceros de cabotaje, ya que aún no se ha recibido la autorización de Sanidad Exterior para operar cruceros internacionales.

Cabe recordar que el sector da trabajo en Barcelona de manera directa a más de 9.000 personas y la facturación anual en Cataluña alcanza los 1.083 millones, mientras que su contribución al PIB catalán es de 562.