atutxa-presenta-el-plan-estrategico-del-puerto-de-bilbao

El presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao, Asier Atutxa, durante la presentación del Plan.

La Autoridad Portuaria de Bilbao ha puesto las bases para convertirse en el puerto de referencia en los tráficos del eje atlántico con su nuevo Plan estratégico 2018-2022 presentado oficialmente el 8 de noviembre con el lema Comprometidos con tu Futuro y una clara orientación al cliente.

Con este documento, la autoridad portuaria vizcaína da respuesta a las necesidades logísticas de los sectores industriales estratégicos de su zona de influencia, apuesta por la mejora de la competitividad de sus clientes en el comercio internacional, optimiza su operativa y ayuda a la competitividad de toda la cadena de valor.

El puerto de Bilbao aspira a superar los 37 millones de toneladas en 2022, lo que implica un crecimiento medio anual del 2,7%.

En este sentido, el puerto ha elaborado un plan comercial que segmenta los principales tráficos en función de su atractivo y capacidad de actuación, con el fin de afianzar movimientos y recuperar tráficos en el hinterland más próximo, así como captar foreland estratégico en Europa Atlántica y en el resto de fachadas atlánticas, como Norte y Centro América, y en India y China.

Así mismo, la Autoridad Portuaria contempla aplicar una bajada de precios gradual de hasta 5,6 millones de euros anuales en 2022 con el fin de contribuir a la competitividad del puerto vizcaíno.

Cinco grandes ejes articulan el Plan Estratégico 2018-2022 del puerto de Bilbao

El Plan estratégico 2018-2022 de la Autoridad Portuaria gira en torno a cinco grandes ejes estratégicos, tres de los cuales tienen que ver con factores externos y dos están relacionados con componentes internos del propio puerto.

El primero de ellos se centra en el crecimiento y la competitividad. En este sentido, se persigue la optimización de coste y calidad de los servicios ofrecidos al buque y a la mercancía, mejorar la conectividad para consolidarse como principal punto de entrada y salida del Eje Atlántico, afianzar el liderazgo en su hinterland más cercano, incrementar las implantaciones logístico-portuarias y seguir promoviendo el concepto de smart-port.

El segundo eje estratégico está relacionado con el impacto económico del puerto sobre su entorno. A este fin se propone dar respuesta a necesidades logísticas de clústeres estratégicos, crear infraestructuras intermodales y priorizar una ocupación de suelo que maximice la generación de valor y potenciar el tráfico de cruceros.

El tercero analiza los beneficios sociales que se generan para la comunidad y en el que se busca convertir al puerto en un elemento abierto a la comunidad y reforzar la excelencia en su gestión medioambiental.

El cuarto eje está focalizado en la excelencia en la gestión, que implica una organización que sitúa al cliente como elemento central de la actividad.

El quinto eje estratégico se refiere a la sostenibilidad económico-financiera del puerto, con un adecuado equilibrio económico financiero considerando ingresos, generación de recursos, inversiones y gastos de explotación para los próximos años.

De igual modo, en el terreno de la responsabilidad medioambiental, el Plan Estratégico propone medidas de lucha contra el cambio climático que contribuyan al fomento y empleo del transporte marítimo como medio de bajas emisiones relativas